Apolo XI ”Odisea Lunar”

Año: 1969                      Autores: Tripulación misión Apolo                 Lugar: Espacio Exterior

 

p153c.TIF

Sabemos que los extraterrestres nos están vigilando desde tiempos ancestrales en nuestro planeta. Como no podía ser de otra manera, el día en que el ser humano pretendía viajar hasta nuestro satélite no iba a ser menos.

Datos detallados y reales informados por la tripulación del Apolo XI dejaron claro el horror que estaban viviendo en ese largo trayecto.

A continuación podrán leer las conversaciones originales de los astronautas con la central de la NASA.

ALDRIN: La primera cosa extraña que vimos creo que fue un día antes, o bastante cerca de la Luna. Tenía un tamaño de grandes dimensiones, así que enfocamos el monocular hacia él.
COLLINS: Como vimos esta “cosa”, miramos a través de la ventana. Y ahí estaba.
ALDRIN: Sí, y no estábamos seguros si sería el S-IVB. Consultamos con la Tierra y nos informaron que el S-IVB estaba a 6.000 millas de distancia. Teníamos un problema con la altura que habíamos conseguido en estos momentos, ¿verdad?
COLLINS: Había algo. Nosotros notamos un pequeño choque o quizá lo imaginamos.
ARMSTRONG: Estaba pensando en que la MESA podía haberse caído…
COLLINS: Pienso que en realidad no notamos nada.
ALDRIN: Claro, veíamos toda clase de objetos pequeños que nos pasaban y entonces vimos ese objeto brillante. Lo miramos a través del monocular y parecía tener un poco la forma de una “L”.
ARMSTRONG: Como una “maleta abierta”.
ALDRIN: Entonces estábamos en PTC en ese momento, así que cada uno de nosotros tuvimos la ocasión de verlo y de verdad parecía estar dentro de nuestra vecindad y con un tamaño considerable.
ARMSTRONG: Deberíamos decir que estaba justo en el límite de la resolución del ojo. Era muy difícil decir concretamente qué forma tenía. Y no había forma de saber el tamaño sin saber la distancia o saber la distancia sin saber el tamaño.
ALDRIN: Entonces me bajé al LEM y comencé a mirar a través de las ópticas.Estábamos un poco confusos porque con el sextante un poco fuera de enfoque lo que veíamos parecía cilíndrico.
ARMSTRONG: O en realidad dos anillos…
ALDRIN: Sí.
COLLINS: No, parecía como un cilindro hueco. No me parecía como dos anillos conectados. Se podía ver esta cosa balancearse. Cuando se dio la vuelta de perfil se podía ver a través del interior. Era un cilindro hueco. Pero si se cambiaba el enfocamiento en el sextante cambiaba y parecía como un libro abierto. Era realmente extraño.
ALDRIN: Pienso que no hay mucho que decir al respecto sino que era un cilindro.
COLLINS: Era durante el período que pensábamos que era el cilindro cuando consultamos sobre el S-IVB y casi nos convencimos que eso es lo que debía ser. Pero no tenemos ninguna conclusión más, de verdad. En realidad, como no lo vimos más, excepto en este periodo, nosotros, de verdad, no tenemos una conclusión sobre lo que podría haber sido, qué tamaño tenía o a que distancia estaba. Era algo que no formaba parte de los objetos que nosotros veíamos. Estamos bastante seguros de eso.

140439_540x348

Y llegó el momento histórico. Armstrong y Aldrin descendieron con su módulo lunar Águila al norte del cráter Moltke, en el llamado Mar de la Tranquilidad. Era el 21 de julio de 1969. Arriba, “aparcado” a 110 kilómetros de altura, había quedado el tercer astronauta -Collins-, a bordo de la cápsula Columbia.

Armstrong -el primer ser humano (que se sepa) que pisó la superficie de la Luna- y Aldrin permanecieron 21 horas y 37 minutos en la “magnífica desolación” lunar, según palabras textuales de Aldrin a su compadre Armstrong.

AMSTRONG.png

Pero en aquella costosa “excursión” ocurrieron, al parecer, algunos hechos que han sido silenciados por la NASA.
Cuando los dos astronautas se afanaban en la toma de imágenes, “recolección” de piedras, instalación de aparatos científicos, de la bandera de los Estados Unidos
Y de la famosa placa conmemorativa, Armstrong y Aldrin descubrieron “algo” sobre la superficie lunar.

Y se comunicaron de inmediato con el centro de control de Houston. La conversación entre la Luna y la Tierra -grabada en su totalidad- permanece bajo secreto.
Algún tiempo después, lo sucedido en la Luna terminó por filtrarse, aunque siempre ha sido negado por la NASA.

“íEstos tipos son enormes!”

Si hemos de creer en esas “fuentes oficiosas” que revelaron el asombroso acontecimiento, el texto íntegro de dicha conversación habría sido éste:

-¿Qué fue?… ¿Qué diablos fue? Esto es lo único que querríamos saber.
-¡Estos tipos son enormes, señor!… -dice la voz sumamente agitada-. ¡Son enormes!
-No, no… Es el campo de distorsión. ¡Oh, Santo Cielo! ¡Ustedes no lo creerían!
-¿Qué les sucede a ustedes? -pregunta Houston-. ¿Qué demonios les sucede?
-Están bajo la superficie… -contestan los astronautas.
-¿Qué funciona mal?… (palabras confusas). Control está llamando a Apolo 11.
-Roger… Roger… -más calmados ya-. Estamos aquí bien, pero hemos descubierto algunos visitantes. Sí, han estado aquí durante cierto tiempo, a juzgar por sus instalaciones…
-Misión central habla. Refute el último mensaje.
-Les estoy diciendo que aquí hay otras naves espaciales. Están una al lado de las otras, en fila, del lado más alejado del borde del cráter…
-¡Repita, repita…!
-Examinaremos la órbita… Queremos volver a casa… En 625 y un quinto. El reloj automático está puesto. Las manos me tiemblan de tal manera que no puedo…
-¿Filmar? -interrumpe una voz desde Houston.
-¡Demonios! Es así. Las condenadas cámaras están funcionando mal aquí arriba…
-Ustedes, muchachos, ¿consiguieron algo?
-No tenemos más películas ahora -las voces adquieren tonos de desesperación-. Tenemos tres tomas de los ovnis o lo que fuera, pueden haber velado la película…
-Misión Control. Es la Misión Control. ¿Están ustedes por partir? Repito. ¿Están ustedes por partir? ¿Qué significa el alboroto? ¿Por escenas de ovnis? Explique…
–¡Están posados aquí!… ¡Están en la Luna, observándonos!
-¡Obtengan fotos! Todas las fotos posibles de los ovnis. ¿Están ustedes filmando?
-Sí, los espejos están todos en su lugar… Pero esos seres pueden venir mañana y llevárselos… Cualquiera que sea su forma, eso eran naves espaciales… No hay dudas.

Aquí finaliza la dramática conversación entre Armstrong, Aldrin y Houston.
Estos datos confidenciales de Houston fueron guardados bajo secreto durante muchos años ya que no querían que la sociedad supiera de la situación vivida por Armstrong, Aldin y Collins.

Fuera lo que fuese lo que deja claro esta grabación es que realmente estos científicos sabían perfectamente de lo que estaban hablando y que las naves que les siguieron tanto a la ida como a la vuelta de la expedición eran REALES.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s