LOS REPTILIANOS (Capitulo 1)

Lo primero que deberíamos preguntarnos es, ¿Quiénes son los llamados Reptilianos? ¿Si existen que labor tienen en la tierra? ¿Son pacíficos o buscan el caos mundial?.

Los años ochenta del siglo pasado fueron el período clave para la eclosión reptiliana. Durante esta década discurrieron en paralelo una serie de informaciones de corte ufológico y conspirativo, combinadas con determinados éxitos mediáticos de la ciencia-ficción. Ambos fenómenos se fueron retroalimentando e interactuando entre sí, lo que generó una predisposición de ánimo y una receptividad popular hacia estas criaturas verdes como nunca antes se había tenido.

Pero este proceso, al principio, trascurrió relativamente despacio. Por ejemplo, ni siquiera el reptiliano era un tipo habitual entre los restos de extraterrestres que se decía que estaban en manos del gobierno estadounidense. Por ejemplo, el ufólogo Leonard Stringfield, especializado en presuntos OVNIs estrellados, afirmó manejar fuentes militares reservadas, conforme a las cuales, el ejército norteamericano había recuperado diferentes cadáveres de tripulantes de platillos volantes. Durante toda la década, Stringfield se dedicó a publicar informaciones sobre autopsias realizadas en secreto a los cuerpos de dichas víctimas accidentadas. El balance de sus pesquisas describía unos humanoides todavía muy influidos por la morfología del alien de tipo Gris. Por ejemplo, un caso que este ufólogo denominó como A-6/A-7, dentro de su clasificación personal, le permitió ponerse en contacto durante 1978 y 1979 con personal médico oficial que había examinado meticulosamente los restos de dos alienígenas recuperados de su nave estrellada en Nuevo México el año 1962[7]. Como rasgos destacados, Stringfield señaló que medían entre 3 y 5 pies de alto, dependiendo de la fuente consultada; unas 40 libras de peso; con dos ojos rasgados de tipo “oriental” o “mongoloide” sin pupilas; la cabeza más grande en proporción al cuerpo y sin cabello de ningún tipo; sin lóbulos en las orejas; la nariz apenas sobresalía; una boca pequeña sin labios ni dientes; brazos alargados y terminados en unas manos de cuatro dedos sin pulgar; piernas cortas y finas; sin aparentes órganos reproductores…

Pero al llegar a la descripción de la piel es donde asoman los primeros rasgos reptilianos: “La piel no es verde. Algunos afirman que es amarillenta, bronceada, marrón, gris marrón o gris rosácea y uno dijo que parecía casi “gris azulada” bajo las luces del congelador. En dos casos, los cuerpos estaban carbonizados hacia un marrón oscuro. La textura es descrita como con escamas o  reptiliana, y extensible, elástica o móvil sobre músculos lisos o tejido esquelético. Ningún músculo estaba estriado. No había transpiración, ni desprendía olor corporal. […] En noviembre de 1979, un dato adicional fue remitido por  la autoridad médica acerca de la naturaleza de la piel alienígena. Bajo el microscopio, me dijeron que la estructura del tejido tenía forma de malla, o como la red de una cuadrícula de líneas horizontales y perpendiculares. Esto aclara una referencia anterior que describe la piel de la entidad como de “reptil”, porque esta nueva información sugiere que la textura de la piel es granular como la del lagarto, la iguana o el camaleón, al menos para un tipo de humanoide alienígena”.

Stringfield aseguró tener información de 49 OVNIs estrellados para el período comprendido entre la prehistoria y 1979[8]. Siendo los años 50, con 19 incidentes, el intervalo con mayor número de sucesos de este tipo. En conjunto, los testigos habían llegado a contabilizar una veintena de cadáveres extraterrestres. Sin embargo,  los rasgos reptilianos no resultaban demasiado evidentes para ninguno de ellos, salvo al describir la textura de su piel en algún caso y si se le prestaba mucha atención.

Tiempo después, hacia 1983, Stringfield hizo público un presunto incidente acaecido en las instalaciones militares de Fort Dix, Nueva Jersey[9]. Durante el amanecer del 18 de enero de 1978, una patrulla de policía militar disparó a un ser pequeño que se puso delante del vehículo. Al iluminarlo con los faros, pudieron observar que tenía la cabeza gruesa, brazos largos, gris o marrón, cuerpo delgado, de unos cuatro pies de altura y “piel de serpiente”.  El alienígena huyó malherido y, poco después, su cuerpo fue recogido y convenientemente ocultado por el ejército de la base.

Como vemos, tampoco en estos supuestos cadáveres de extraterrestres custodiados e investigados en bases secretas americanas asomaban rasgos demasiado reptilianos, salgo alguna característica leve como la piel. Pero el resto de su morfología física respondía al patrón del Gris. Sin embargo, ese rasgo fue suficiente para servir de precedente,  ganar fuerza y comentarios.

La Dulce “movida” reptiliana de los 80

Por aquel entonces, se incorporaron a esta corriente conspirativa las informaciones sobre presuntos enclaves subterráneos norteamericanos cedidos a los extraterrestres como Dulce en Nuevo México u otros donde se guardaba y experimentaba con tecnología alienígena como el Área 51[10].

Así, el empresario e ingeniero electrónico Paul Frederic Bennewitz interceptó unas supuestas comunicaciones entre una nave espacial extraterrestre y un centro secreto en los alrededores de Alburquerque. Desde 1982, Bennewitz comenzó a difundir sus averiguaciones y, en 1988, escribió un informe titulado “Proyecto Beta”, donde acabó consolidando la creencia de que, en el subsuelo de Dulce, había al menos siete niveles o plantas donde convivían humanos y hasta 2000 aliens en perfecta armonía, desarrollando proyectos variados que incluían manipulación genética, abducciones, implantes para controlar la mente y la mutilación de ganado con fines experimentales.

Sin duda unos seres interesantes los cuales desatan una gran pasión. Seguramente hablaremos mas adelante sobre ellos reuniendo mas información.

 3


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s